Una Dulce Historia de Amor...

Ambos desarrollaron el gusto a la cocina de niños, para Mario desde los 12 años era frecuente al regresar del colegio preparar los alimentos a la familia lo que siempre era un gusto, viendo a su madre y tía preparar los alimentos para el pequeño negocio familiar fue su primera escuela.

María Renee disfrutaba de preparar pasteles con su madre para cualquier ocasión que se presentara. Llego el momento al terminar el colegio de escoger el futuro, ambos comenzaron sus estudios en el Instituto Tecnológico Centroamericano, todavía sin conocerse y sin saber que vivirían juntos compartieron el Campus. Luego el destino lo llevo a España y a ella Guatemala y Costa Rica.

El decidió dedicarse a la comida salada y ella se fascino con lo dulce. La Providencia les esperaba de nuevo en su tierra natal con un encuentro, entre cacerolas y platos se conocieron, unieron sus talentos y sus vidas haciendo de su trabajo el deleite para los que disfrutaron de las maravillas de su arte.Desde la preparación de los huevos tan sencillos que logran convertirlos en un delicioso manjar, a la variedad de paellas elaboradas con la maestría aprendida en el municipio Costero de Guardamar del Segura,de la Provincia de Alicante en la Comunidad Valenciana, y que decir de los pasteles decorados con imaginación y creatividad, todo el que los prueba una vez queda encantado. No solo el gusto de los platos es también la simpatía al servirlos, toda una experiencia fascinante que esperamos muy pronto la disfrute.

 

Bon Appetit